"Mi garganta está que arde. Una voz envenenada la atraviesa. Le pertenece. La voz me sacude. Me transporta. Es adrenalina que libera endorfinas, es vehemencia siempre a un paso de colapsar."